Comparte

Por Javier González-Olaechea Franco

 

Hoy somos centenas de millones que nos sentimos.

Caras, colores, esquinas, balcones con colorida ropa tendida,

mujeres muy bellas con pieles que atrapan y hechizan,

con ojos embrujados que todo lo abarcan y nada callan,

maduros que a todo han sobrevivido y abrazan estrechando.

 

 

Ser latino, es una entidad, una cascada ruidosa de pálpitos,

sentirse así atesora el orgullo que nos une en cualquier lugar,

nos identifica caminando, cuando recitamos, saludamos y hablamos.

 

 

Sabemos llorar y reír, levantar la voz, vivar lo nuestro, almas abiertas;

amarnos es bello e intenso; escribimos con nuestro aliento y pasión.

Así somos y nos queremos, así destacamos, nos perciben y gustamos. Caminamos todo mirando, sintiendo y transportando música, contagiamos.

 

 

Ya no cruzamos fronteras, volamos con nuestros halos y sueños.

Somos latinos, cultura, mixtura, natura, biodiversidad y pueblos sentidos;

cual gigante arco iris recostado suavemente en la inmensidad, imprimiendo de magia miles de notables vestigios, el caribe, los andes, la amazonia y que se entierra hasta la Patagonia alejando sin fin nuestros horizontes.

 

 

Tierras y maravillas que son y que acontecen sin descanso ni opacidad,

que ofrendan sus paralizantes colores arropando con manto divino nuestros mares, ríos, lagos, archipiélagos, cumbres, llanos y arenales.

 

 

Somos ayer, hoy y mañana, embriones del mestizaje que profesamos;

en un mundo que erupciona feroz violencia; así el latino se eleva cual obelisco que se proyecta, evocando propias divinidades….

con necia esperanza y la alegría de ser y de pertenecer!

 

 

En algún lugar de nuestro mundo, marzo del 2017

Comments: 51

Dejar un comentario