Navidad rendida, jamás vencida

Comparte

Las celebraciones cursan ríos tristes,

los abrazos se encojen temerosos

tiernas memorias sin tiempo alegre

llega la noche sin pesebre, sin cáliz, sin sutura

llena de imágenes del año mal vivido

 

Perdimos la seguridad de ser

temimos ante la inseguridad del acontecer

siendo muchos fuimos número fangoso

gritos y gemidos clamando un trozo de vida

 

Es el curso torcido del que ha perdido,

y no se diga que fue sólo al azar o el destino

es el recurrente olvido del retornante

son los cántaros rotos, de ilusiones idas

es el hurto infame a la tenacidad labriega

 

Sueños reverdecen valles y colinas

otros reviven hambres ya vividas

es el reino de los cielos apocados

el recuerdo de las tumbas anochecidas

 

Pero llega la noche de los niños

esta navidad tiene otro sentido

a la mesa muchos llegan, mientras

otros solitarios su nobleza entregan

es el peruano otra vez olvidado.

 

Es la fiesta ecuménica sin fronteras

nos pertenece tan solo existiendo

en rincones lejanos, el hombre se recoge

la familia se encuentra o se extraña

 

Aunque se pretenda rebaños carentes de fe

tan sólo existiendo, en ella nos recogemos

despertaremos de la morfina ateísta

será una navidad rendida pero jamás vencida.

 

Navidad, 2020

Encuentro para meditar y renovar

 

 

 

 

 

no celebrar

 

 

La ciencia no sirve para describir el fondo

la nada es el fondo infame cuyo nombre olvido

pero existo y ya es mucho

y lo hago para los míos y así recuesto mi recuerdo

pensando en el privilegio de mi existencia

Comments: 16

Dejar un comentario