La Primera: Entrevista a Javier González-Olaechea Franco, doctor en Ciencia Política, experto en gobierno e internacionalista

Comparte

P. Terminamos una semana llena de política y de acusaciones, allanamientos, detenciones y demás, quizás la semana que más ha puesto a prueba la constitución vigente. Y la paciencia ciudadana, ¿Cómo la ha observado Usted?.

R. Yo soy un ciudadano con acceso a medios y redes de forma opino en base a hechos públicamente conocidos, critico lo que observo mal y si puedo ofrezco soluciones. El problema central del menudeo político cotidiano es que nadie quiere escuchar al adversario. Yo te tiendo la mano sin zafarme de Torres y me dejas con la mano estirada porque crees que mi llamado no es sincero y así hemos entrado a una centrifugadora política que demuele la carne de todos y ni qué decir del presidente y de la curia regia que lo rodea compitiendo  para ser el más solícito, sobón y franelero.

P. Doctor González-Olaechea ¿se refiere a Usted a la reunión presidida en palacio del presidente en compañía de los ministros Torres y Salas?.

R. Efectivamente, ese bochornoso espectáculo arengando masas y a ronderos a que traiga cada uno 50 personas a Lima para cerrar el congreso para enfrentar a quienes consideran golpistas, es algo que jamás he visto en los más de 10 países en que he vivido. Nunca, resulta alucinante. Ah, y nominaron a la indagada señorita Paredes a postular por lo alto mientras el presidente aplaudía el montaje y la audiencia gritaba consignas…..

P. Hay quienes consideran ese llamado es inconstitucional, ¿a su juicio lo es?.

Claro que sí y además por menos en otros países quienes así han procedieron terminaron inmediatamente entre barrotes al acto. Flagrancia. ¿o no?. Me refiero a regímenes democráticos obviamente porque en las dictaduras te cargan al camión y te encierran en las mazmorras. Felizmente en el Perú no contamos con mazmorras y las principales actuaciones fiscales y judiciales están, por fin, respetando la constitución, sus fueros y el debido proceso.

P. Le insisto doctor González-Olaechea, ese llamado que se realizó en Palacio tras el allanamiento fiscal buscando a la señorita Jenifer Paredes, ¿ es o no es constitucional?

R. Absolutamente inconstitucional y e ilegal. El artículo 43 de la constitución es muy claro cuando subraya que ninguna persona, organización (incluye a los institutos uniformados) o sector de la población, por ejemplo los ronderos o un partido político, o las masas mismas puede arrogarse el ejercicio del poder y que de hacerlo incurren en rebelión  o  sedición y es concordante con el art. 46 referido a un gobierno usurpador y al derecho de insurgencia contra él en defensa del orden constitucional declarando la nulidad de todos los actos de los usurpadores.

P. Seguramente es así, pero nuestra historia está plagada de distintas formas de golpes de estado y de movimientos se rebelan y más y a la larga, con las encuestas en la mano que repudian al congreso y al presidente, estamos entrando en un conflicto político y social que parece no tener desfogue.

R. Es correcto lo que señala, pero eso era antes. Observe la suerte que corrieron a partir del 5 de abril Fujimori, Montesinos, el todopoderoso general Hermoza Ríos, el famoso triunvirato fáctico.  Y la lista fue y es larga e incluye a Antauro. Hasta ahora todos o casi todos están presos, viejos, enfermos y sin esperanza de irse siquiera a su casa. La historia enseña y quien no quiere recordarla la va a repetir y correr la misma suerte.

P. Hay quienes hablan de rebelarse del congreso tildándolo de golpistas y también de rebelarse en defensa del presidente Castillo. por el allanamiento de palacio.. ¡ Lo ve posible?

R. Sí y hay que rechazar con meridiana claridad. La labor de la fiscalía y de jueces está cumpliendo con los procedimientos en uso de sus atribuciones constitucionales y legales.  Hablar de golpismo es irresponsable y llamar a personas del interior para ingresar al congreso es delito.

P. Doctor González-Olaechea Usted invoca la constitución, pero no es constitucionalista.

R. Sus dos afirmaciones son correctas. Cuando era universitario mi profesor de derecho constitucional sostenía que no hay que ser constitucionalista para invocar a la constitución. Que bastaban tres cosas: saber leer, voluntad de aprender y leerla entendiendo su lógica. Yo sé leer, moriré aprendiendo y siempre comienzo leyendo un libro que me interesa comenzando por el índice de abajo hacia arriba para entender la lógica secuencial de lo que me quiere transmitir el autor. Lo mismo sigo haciendo con la constitución. Y creo entenderla y, en algunos casos, puedo citar qué dice taxativamente. Subrayo, sólo en algunos casos. Cuando no estoy seguro recurro a la generosidad de reconocidos constitucionales, viejos y nuevos amigos.

P. Respecto al derecho de insurgencia, sabrá que es constitucional, ¿o no?

R. Otra vez acierta, pero déjeme precisarle. La insurgencia y la rebelión nos asiste como derecho, es una obligación que todos tenemos, pero, y deseo que lo subraye, ante un gobierno usurpador y no es el caso. Nuestra democracia representativa es de baja intensidad, pero subsiste los embistes que desean violarla e insisto, eso es delito.

P. Su posición es principista y la política no lo es.

R. Lamento decirle que allí se equívoca. La política con mayúsculas está llamada a ser principista y a subrayar y a practicar valores superiores, caso contrario, es estiércol y su destino es el basurero.

P. ¿ Y dónde estaría el delito?

R. Por lo pronto encuentro dos. El de rebelión consiste en levantar las armas, obviamente usarlas, para variar la forma de gobierno, deponer a las autoridades o modificar el régimen constitucional y la sedición es el alzamiento colectivo y violento contra un poder constitucionalmente establecido. Hemos escuchado a los ministros Torres y Salas arengando a los ronderos e invocándolos a que se multipliquen y que vengan a Lima. Ah, y al presidente aplaudir en el inmueble que simboliza el poder ejecutivo, dos actos inadmisibles, violentistas, irresponsables y que constituyen delitos. Yo he solicitado desde mi cuenta Twwiter que el ministerio público inicio una investigación.

P. Finalmente, la última vez que lo entrevistamos, le preguntamos si era posible una guerra civil y se salió por la tangente….

P. Tendría que volver a leerla, pero creo haber dicho que no me gusta hablar de guerra civil porque no quiero violencia en mi país. Sé que para los marxistas la violencia es partera de la historia. Pues yo considero que esa violencia es abortista, aborta la paz y la posibilidad de entendernos en algo alguna vez. Pero si creo que ahora estamos más cerca de conflictos mayores, el presidente está cercado, ataca con ventilador y se equivoca, como tantas veces. Es posible que, habiendo involucrado a bastantes parientes, pronto y por mandato judicial detengan a su esposa. Ya pasó con quien dicen que es su hija y no su cuñada, pues los hilos conductores parecen ser amarras de buque. Las fuerzas del orden tendrán que responder y garantizar la tranquilidad pública acorde a su mandato. Realmente me duele, pero así se están configurando las condiciones para estallidos sociales.

 

Entrevista publicada el 13 de agosto de 2022 en el La Primera

Comments: 14

Dejar un comentario