Correo: Dina Boluarte: frágil estabilidad, débil economía

Comparte

Cumple hoy seis meses al frente del Gobierno. Balance semestral a cargo de tres reconocidos analistas políticos. Del sacudón del sur al 2026.

Cumple hoy seis meses de gestión el Gobierno de Dina Boluarte, una modesta abogada huanuqueña de 61 años, pobre en experiencia política, sin apoyos partidarios en el Congreso y -al empezar su mandato- sin expectativas de durar en el cargo.

No obstante -según opinión extendida- se mantuvo firme y frenó la oleada furiosa, violenta y financiada, de una extrema izquierda desesperada por reponer a Pedro Castillo y mantener los beneficios perdidos.

Este diario recogió los puntos de vista de un especialista en ciencias políticas y dos analistas políticos reconocidos para el balance preliminar de estos 182 días.

Se le reconoce al régimen de Boluarte la preservación del orden constitucional y democrático. Al mismo tiempo, se deplora su incapacidad para reactivar la economía, enfranca parálisis.

Los tres analistas convergen en la pérdida de vigencia del adelanto de elecciones, y esperan, con matices, que Boluarte entregue la banda presidencial el 2026, si no mete el diablo la cola.

GONGALEZ- OLAECHEA.

PhD en Ciencia Política, experto en Gobierno e internacionalista, Javier Gonzalez -Olaechea Franco, afirma que “el balance de estos seis mese es positivo por cuanto este Gobierno ha preservado las libertades, garantiza la estabilidad macroeconómica, defiende las funciones constitucionales de las fuerzas del orden, hace respetar al Perú ante el intento de intromisión extranjera en nuestra política, y mantiene relaciones cordiales con las instituciones que tienen vida constitucional”.

Lo más visible, en tanto logro,”es haber preservado nuestra irrestricta libertad y manifestar su disconformidad con el proyecto llamado ” ley de la mordaza ” contra la libertad de prensa.

La deficiencia más flagrante, a su juicio, es “no haber podido lanzar las necesarias reformas políticas y electorales” que hacen falta al país.

En cuanto al adelanto de elecciones, “no habiendo tenido eco en el Congreso de la República (…) debe finalizar su mandato constitucional. Considero que no se debe retomar esa idea”.

“Hay de todo como en botica, comenta acerca de la calidad y eficiencia de los ministros.

No cree que haya subordinación del Ejecutivo frente al Congreso en estos momentos. “Cada poder ejerce sus funciones constitucionales sin interferencias del otro”, prevé.

Según sus previsiones, “tomará tiempo para que la economía vuelva a tener índices que fomenten el empleo. El gobierno debería sacar adelante grandes proyectos y atender mejor y más rápido las demandas de los sectores productivos. Sí se puede”.

Por último, considera que “los casos de fallecidos y heridos en las protestas deben investigarse de forma individual y, de haber presuntos responsables, como espero, deben ser procesados con todas las garantías legales como corresponde a una democracia que debe mejorar”.

FERNANDO ROSPIGLIOSI.

El sociólogo y analista político Fernando Rospiglio tiene un balance es favorable de estos seis meses.

“Ha significado una mejora en relación a lo que teníamos antes pero no es favorable en el sentido de que no está avanzando en ningún campo”, asevera.

“En muchos caos esta repitiendo algunos errores del gobierno anterior. No está reactivando la economía , no está propiciando la inversión privada, y muchos de sus funcionarios tienen serios cuestionamientos”.

Lo mejor que ha hecho este Gobierno -dice- es “haber reemplazado a Pedro castillo de manera legal y constitucional, y haber establecido un gobierno que no es izquierdista y comunista como el de Castillo”.

Haber restablecido relaciones “relativamente pacíficas” con el Congreso es, en su opinión destacable.

La deficiencia más flagrante está en el aspecto económico: “Vemos que las cifras siguen empeorando. La inversión privada no avanza. Ha caído, porque no hay confianza en el Gobierno”.

Añade que “no hay signos de mejora” en seguridad ciudadana “que se está desbordando. Eso está empeorando cada día”.

Rospigliosi duda que Boluarte dure hasta el 2026. “Yo diría que este Gobierno debería continuar hasta el 2026 pero yo no creo que vaya a llegar al 2026.(…) Pero, desde el punto de vista legal y constitucional, creo que debería terminar su mandato”.

Sobre la calidad y eficiencia de los ministros asegura que “van de mediocre para abajo, con algunas excepciones”, pero señala que Alberto Otárola (premier) “es, sin duda, es el más destacado miembro del gabinete, no solo por el cargo que ostenta sino es él quien realmente ejerce liderazgo en al Gabinete y en el Gobierno”.

Pero también ha tenido algunas cosas cuestionables como cuando ha querido eludir su responsabilidad ante la Fiscalía cuando era ministro de Defensa.

En el enfoque de Rospigliosi,

el gran problema, en el plano de la economía, es la desconfianza interna y externa de los inversionistas.

El Gobierno – remarca- “no da señales claras y fuerte de que está a favor de la inversión privada y que va a hacer lo necesario para que esta prospere. Ahí tenemos un panorama bastante oscuro, realmente”.

En el caso de los muertos y heridos en las protestas, cree que el Gobierno comete un gran error al “no asumir su responsabilidad política por temor a las consecuencias judiciales, y dejan solos a las FFAA y a la Policía. Eso me parece que es el problema fundamental”.

LUIS NUNES.

El analista político Luis Fernando Nunes le pondría una calificación de 12 al Gobierno de Dina Boluarte en estos primeros seis meses.

“Pasa con las justas”, explica.

La razón “su lenta capacidad para reaccionar a las crisis que ha enfrentado: las protestas, muertes, y la expansión del dengue al interior del país”.

Converge con sus colegas en que la economía está en “piloto automático”.

“Debió hacer un gobierno más de cara a la provincia. (…) Ella estaba preparada para ser vicepresidenta, pero no para un cargo importante, pero tampoco le repruebo”, precisa.

Estima que “le faltó velocidad en todas las áreas” y que estamos frente a gobierno que en el fondo tiene más actividades reactivas que proactivas porque reacciona de acuerdo a lo que está pasando. En resumen, que “no previene” absolutamente nada.

Refirió que al inicio creía que Boluarte iba a mantenerse en el cargo por un breve tiempo, pero que ahora le queda más claro que su gestión concluirá en el 2026.

“Este es un gobierno que terminará en el 2026. (…) Y Boluarte siempre tendrá la excusa de que mandó el proyecto al Congreso sobre el adelanto de elecciones y se limpiará las manos cuando le consulten sobre las elecciones adelantadas”, manifestó.

Opiniones publicadas el 07 de junio de 2023 en el diario Correo, Lima, Perú

Comments: 54

Dejar un comentario