CELEBRANDO A MI PAIS

Comparte

Siendo fiestas patrias,estas para mí van mutando de histórico sentido.
Día bicolor recordamos las gestas y a los fundadores de la república.
Ya no alcanza este homenaje, porque Perú no se reduce a estos fastos.
Nuestro historia, sentido respeto y extensa peruanidad, hoy,
nos recuerda más bien, milenios de rica multiculturalidad.

Nuestra independencia no llegó sólida con el grito libertador.
Nuestra identidad no se funda sólo en el plomo y en batallas.
Cabildos, proclamas,autores y algarabío nos transportan sólo al ayer;
ya adultos y algo vividos, orgullosos nos reubicamos en diversas culturas,
cincelando con ello una visión justamente agrandada y reivindicada.

Persas, chinos, tibetanos, nos aproximamos en edad y ahora lo sabemos.
No fuimos incluídos en los textos sagrados ni en la historia universal,
aquella que en francés llena de bellas ilustraciones en vapores venía,
y la que en inglés plagada de groseras tergiversaciones así desembarcaba.

Pero bien hacemos en recordar nuestra colorida longevidad.
Culturas y sus creaciones estas tierras siguen la luz conociendo,
obligando, como por instinto natural, a agrandar nuestra Nación,
para en ella incluirnos todos y especialmente a nuestra tradición.

Andares generosos alumbran nuevas historias y obras monumentales,
sipanes, tallanes,carales que se suman a chimúes,paracas y muchos más.Así debemos comprender nuestra naturaleza y la divinidad en la nueva estrofa, que aludiendo al Dios de Jacob, trasciende única fe y predominio marcado,sin aún hacer plena justicia a los que fueron propios del recorrido surcado.

Mirándome en otras atenas y pirámides, me reconozco de los primeros.
Admirando los riegos culturales del Nilo, recuerdo el Valle Sagrado.
Nos nos reconocemos en la biblia en tanto la tierra prometida.
Gracias Jacob, protegidos así quedamos de una guerra sin razón ni fin,
más bien nuestro suelo por sus dones, microclimas y extensión sí es bendito.

El Perú supera y largo el republicanismo que festejamos y no practicamos
somos lo que hoy, de moda, llamamos a nuestra reconocida cocina.
Mistura, variedad y ancestros que con maestría, dominio y policromía,
ojos visitantes admiran y finalmente refundan la universal miopía.

Así es nuestro Piru, acaso más pleno en la oscuridad aún que en la luz.
Llegaron los tiempos en que antiguos nos reconocemos y orgullo portamos, muchos sin darse todavía siquiera cuenta de todo lo que ello implica.Justa verdad, debemos valorar nuestra hospitalidad y ancestral cosmogonía.

Siempre republicano me reconozco por la razón y la libertad, su primogénita.Celebro desde mis fueros ciudadanos tanto al milenario como al libertador.

No dejo a nadie fuera y por ello siento, comparo y celebro la vastedad,
así orgulloso me acerco con visión renovada a una refundada peruanidad.

Lima, 28 de julio del 2014 de la era cristiana

Comments: 74

Dejar un comentario